Visitando La Mancha de los molinos de Don Quijote, de los vinos maravillosos, de los vinos a granel. (2)

Botellas de Vino TintoViene de Visitando La Mancha de los molinos de Don Quijote, de los vinos maravillosos, de los vinos a granel. (1)

Esa es una parte de la historia. Y esta es la otra.

La Mancha es una zona donde conviven Bodegas con un foco clarísimo en la elaboración de vinos de alta calidad, con un discurso tremendamente cuidado, con una etiqueta y un envase muy trabajado, con unas instalaciones modélicas y con unos vinos fantásticos (Finca Antigua). Y Bodegas de última generación en el que su foco es realizar vinos para terceros, ser muy competitivo en grandes volúmenes y bajo coste de elaboración. La combinación puede ser explosiva.

Todo parece muy fácil cuando uno va a una cata y bebe, antes y después otros vinos igual de buenos en multitud de catas. Lo que no había vivido anteriormente era la experiencia de visitar dos bodegas con un perfil tan distinto en el mismo día .

A Finca Antigua nos fuimos después de visitar los molinos y antes de comer. Nos atendió Rosa que es un sol. Degustamos en ese momento el Finca Antigua Moscatel Naturalmente Dulce. La cosa más delicada que he probado en uva moscatel. (Aromas a melocotón y flores blancas, untuoso, sedoso, largo y fresco)

Comimos en un restaurante de La Mota del Cuervo donde nos dieron muy bien de comer.

Maridamos la comida con uno de los vinos de Finca Antigua: El Finca Antigua varietales Cabernet Sauvignon (notas lácteas, y recuerdos balsámicos, equilibrado y fresco). La comida solicitada (platos típicos de La Mancha y un buen bistec, con ese vino pegó un subidón impresionante).

Justo después de comer nos fuimos a visitar una de esas bodegas enormes que venden mayoritariamente a granel o para marcas blancas. Nunca había visitado una bodega de estas características. Disponen de unas instalaciones enormes.

A la última en nuevas tecnologías aunque enfocadas a manejar grandes volúmenes y ser tremendamente eficientes en costes.

IMG_5397Me quedé tan sorprendido en esta visita como en la visita a la primera bodega aunque por distintos motivos. Y me pregunté cómo sería el vino de esta segunda bodega. Las personas que nos lo enseñaron ponían todo su entusiasmo e ilusión por mostrarnos las bondades de sus instalaciones y por la calidad de sus vinos. Llegó la hora de degustar los vinos.

Para ser un vino para marcas de terceros no estaba mal. Era otra cosa. En el mercado del vino hay sitio para todo tipo de vinos. Estos señores parece ser que exportan más del 80% de su elaboración. Así que no les va mal.

Para que el contraste fuera aún mayor nos fuimos de nuevo a los molinos cuando empezaba a ponerse el sol y volvimos a probar un vino de Finca Antigua, y volvió a ocurrir. ¡Qué pedazo de vino más bien trabajado!. Se trataba del Finca Antigua Varietales Merlot. (aromas vegetales y especias, tostados, toffee, largo, con cuerpo, sutil)

Un vino de alta calidad no tiene por qué estar adornado de otras características (etiqueta, envase, instalaciones, discurso, filosofía, referencias, valoraciones de terceros, blogosfera, página web, premios, discurso del que te lo presenta, recomendaciones de amigos). Pero hay muchos intangibles que te van avisando de que lo que tienes en frente es algo de calidad. Algo que te va despertando los sentidos y que te indica que el vino que vas a beber va a ser de alta calidad. Así lo vivimos en el Winebus.

Beber un buen vino debe ser un acto de dejar a los sentidos que trabajen para nosotros muy lentamente.

Hay quien se conforma con beber esos vinos sin importarles mucho la historia que hay detrás. Eso nos gusta también a nosotros.

Pero nos emociona muchísimo más si antes hemos visitado unos molinos. Si nos han contado una bonita historia si hemos visitado una increíble bodega, si degustamos los vinos después de visitar esa bodega tan especial, si comemos en un sitio con encanto, si maridamos los vinos de la bodega con la comida que nos ofrecen, si visitamos una bodega de muy distintas características por la tarde y si finalizamos el día con una puesta de sol alucinante y con una buena copa de vino de la bodega que nos encandiló.

IMG_5458
Porque entonces entendemos mucho más. Y al mismo tiempo entendemos mucho menos. Porque muchas otras preguntas salen a relucir. En todo ese recorrido no se trata exclusivamente de entender sino de vivir la experiencia con los 5 sentidos. El proceso de beber vino así se convierte en algo muy lento. Pero es lo que nos gusta hacer.

¡Vivan los buenos vinos!

¡Viva el contraste! Viva el mundo de las 1000 verdades relativas, que son defendidas con tanta pasión que si uno solo conoce una de esas verdades se cree que solo hay una verdad absoluta. Viva un mundo en el que hay, además de un maravilloso producto, unas maravillosas historias que escuchar. Viva el entorno del mundo del vino que es tan apasionante como el mismo mundo del vino. Y mucho más si lo puedes disfrutar con una copa de vino en la mano.

About Author

client-photo-1
Ignacio Segovia

Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.