Beber un vino en bodega. Beber un vino en la tasca de la esquina.

 

IMG_2360Parece que es lo mismo, pero la experiencia está a años luz.

En la tasca de la esquina uno pide un vino y en muchos casos,  le ponen el  tinto de la casa, en un mal vaso. No está mal lo que  ocurre pero tampoco es la repera.

Uno probablemente se lo bebe sin ningún tipo de expectativa. Está bien beber un vino, pero eso es beber un vino como lo hacían en anteriores generaciones y no estaba mal. Lo que está pasando con la internacionalización del vino es que la experiencia es infinitamente más rica de lo que era. Nosotros, los consumidores españoles seguimos asociando el consumo de vino coon la experiencoa que vivían anteriores generaciones. Tenemos un cliché sobre lo que supone la experiencia y de ahí no nos bajamos.

Hacerlo  en una cata profesional ya se trata de una experiencia superior. Pero si además  tomas un buen vino, con una buena copa, con un bonito y sentido discurso realizado por su creador, en el mismo viñedo de donde viene la uva y/o en sus instalaciones. Esto es otra cosa.

Esta imagen está tomada en Bodega Finca El Regajal. Pudimos probar el viuno directamente desde barrica ¿Tú crees que ese vino podía saber igual que el que te tomas en la tasca de la esquina? ¿Te puedes imaginar las historias que nos contaron antes y después de tomar ese vino? ¿Te puedes imaginar el contraste de tomar ese vino con el que a continuación nos tomamos ya como producto  acabado? El vino que nos tomábamos en barrica había estado en la misma durante 6 meses y le quedaban otros 6 meses más envejeciendo en la misma. Y le quedaba otro año en botella.

Cuando uno vive esta experiencia empieza a entender el lenguaje y el trabajo del bodeguero. Empieza a entender el por qué de esos meses de más en barrica y en botella y que hacen maravillas sobre alguien que pone sus cinco sentidos a la hora de catar. Uno escucha las historias, y trata de percibir todo lo que le cuenta el bodeguero. Unas cosas las percibe, otras las imagina. Con las que imagina uno hace a veces hasta un acto de fe en cuanto a la percepción de lo que está bebiendo. Ocurre entonces algo curioso y místico y es que cada día que uno pasa en una bodega, ya sea distinta, o la misma, ya sea otra época del año o no, uno va descubriendo más y más cosas sobre el vino y la elaboración del mismo. Uno coge mucho más respeto al acto de degustar un vino.

Antes de las visitas a bodegas y de la existencia de Internet las historias que se contaban sobre los vinos y las bodegas tenían su importancia, pero ésta era relativa, por la poca repercusión que el bodeguero lograba dado que ocurría el fenómeno del teléfono estropeado en el que su discurso quedaba deformado a través del canal de distribución y venta y a través de los pocos y encumbrados prescriptores del mundo del vino. Antes los bodegueros sabían que era prácticamente imposible que el consumidor final, a menos que fuera un consumidor muy muy experto llegara a conocer su discurso.

Todo esto, con la irrupción de Internet y el auge de las visitas a Bodegas ha provocado una auténtica revolución en el mundo del vino. Ahora el bodeguero necesita, más que nunca ser distinto a sus competidores, porque su mercado es global, porque no puede depender de las ventas locales y hasta nacionales, porque su subsistencia depende de su presencia consistente en los mercados internacionales, porque por ello compite a nivel global con todas las bodegas del mundo. Y todo le empuja a tener una relación directa con sus consumidores finales, ya sea por busqueda de información simplemente en ambos sentidos, ya sea porque les vende directamente. Este mundo ha cambiado irremisiblemente. Se quedarán los que sean muy buenos en lo que hacen, y los que empiecen a entender las nuevas reglas de juego.

Súbete al carro del cambio. Entiende de qué va y disfruta del mismo.

Y tú consumidor, vente con nosotros y disfruta de la experiencia.

IMG_2362

About Author

client-photo-1
Ignacio Segovia

Comments

2 septiembre 2016
[…] Beber un vino en bodega. Beber un vino en la tasca de la esquina […]
queee
2 septiembre 2016
Esas cosas son de sociedades avanzadas, donde impera la libertad, no como la espa;ola, donde esta prohibido fumar en la mayoria de los sitios. Donde este el wisky y el tabaco comprado en el extranjero y el consumo casero.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.