El Vino y las Redes Sociales. Buenos para relacionarse.
Ribera del Duero wine tour

De dónde vengo.

Mi experiencia con el vino no viene desde mi juventud. Es una afición que he adquirido mucho más tarde.

En realidad, cuando empecé en todo esto fue porque no quería perderme como cambiaba el mundo con la irrupción de las nuevas tecnologías. Yo, buscaba, estar subido en el tren de los cambios de las comunicaciones. No quería ver pasar un tren de alta velocidad delante de mis narices a 300 kms por hora. Quería estar montado en él para ver lo que ocurría.

Fui sido socio de una agencia de publicidad, muy, muy interactiva antes de que Internet fuera importante en este mundo.

Esa agencia de la que hablaba era tremendamente original en sus planteamientos. Éramos una pequeña agencia y proponíamos a nuestros clientes acciones de promoción y comunicación en la que el consumidor participara jugando. Éramos extraordinariamente creativos y llevábamos la mecánica de juegos a todo lo que nos rodeaba.

Tuvimos mucho éxito y teníamos como clientes a anunciantes de primerísimo nivel en España. Fue realmente divertido trabajar en esa agencia. Como resultado de ese éxito crecimos y crecimos pero hubo un momento en el que por diversas circunstancias me fui a otra agencia. Esta agencia era una de las precursoras de la comunicación con las nuevas tecnologías. En realidad, no había mucho mercado aún pero llevaban ellos escribiendo en un blog lo que sucedía y podía suceder en el futuro en ese sector. Me di cuenta del inmenso campo que se abría a pesar de mi escaso conocimiento de las mismas.

Buscando clientes para mi nueva agencia visité un par de bodegas y me quedé pasmado con lo que ví. Las nuevas tecnologías permitían por primera vez a las bodegas establecer una relación directa con el cliente final. Tenía una imagen muy alta de ese par de bodegas que había visitado, pero fue ir a verlas y descubrir un mundo increíble. Les propuse que deberían de tener un vídeo en su página web que mostrara a los visitantes de la página web lo que yo había vivido en aquella visita. Ellos me dijeron que preferían que la gente viniera a visitar sus instalaciones. Yo les dije que a lo mejor sus clientes se encontraban a miles de kilómetros de distancia y que probablemente no tenían oportunidad de visitarles.

 

El mundo del vino me enamoró

Me di cuenta del inmenso potencial que había en ese sector y decidí que quería ayudar al sector a cambiar y aprovechar esas herramientas. Escribí y escribí, y me percaté de lo mucho que aprendía enseñando a los demás el partido que podían sacarle a las nuevas tecnologías.

Empecé a organizar catas para no iniciados en el mundo del vino, a precios muy competitivos. Estas catas fueron un éxito total. En una de esas catas me llevé a un par de bodegueros. Los asistentes se entusiasmaron con la experiencia. Y decidí que la experiencia podía ser aún mejor si llevaba a los asistentes a visitar las bodegas. Y descubrí que mis visitantes disfrutaban tanto como yo en las visitas a las bodegas. Me dije que había que seguir haciéndolo. Y después de muchos avatares empecé a comprender este negocio.

El vino es social y las redes sociales y las nuevas tecnologías también lo son. El vino y las nuevas tecnologías pueden ser excluyentes si no se utilizan correctamente pero ideales si se busca su complemento.

En mi caso, las redes sociales y las nuevas tecnologías me han permitido entrar en contacto con gente afín como los #winelovers de los que formo parte. Y me han permitido ir a reuniones en las que no había nadie a quien yo conociera previamente y que se han convertido en mis amigos al cabo de 5 minutos de estar con ellos.

El atractivo del mundo está en el mundo real. El mundo del vino es una actividad maravillosa para interrelacionarse con otros, con gente a la que no conoces previamente y te sientes atraído por otras personas simplemente porque tienen las mismas afinidades que tú. Esas personas que pueden vivir en lugares muy lejanos al tuyo, igualmente puedes mantener relación simplemente porque el hecho de estar con contacto con ellos te cambia la relación.

Wine is social

Para mí es un verdadero placer encontrarme con gente que viene de todo el mundo, a la que he conocido porque sabían que hacíamos tours de vinos y habían decidido venir a Madrid. Hemos compartido 10 horas juntos visitando bodegas y monumentos, bebiendo muy buenos vinos y disfrutando de una muy buena comida.
Yo les he hablado sobre mi país y su historia, y muchas veces sobre mi vida personal, y ellos han hecho lo mismo.

Y yo que era una persona que viajaba muchísimo por el mundo, en vez de viajar recibo a gente de todo el mundo. Gente que tiene en común conmigo su amor por el vino, gente que ha descubierto que una manera muy atractiva de visitar nuevos países es interesarse por su cultura vinícola sobre todo si se trata en nuestro caso de un país que produce tan buenos vinos como España.

El vino es social. Claro que lo es. Y las comunicaciones a través de las nuevas tecnologías y social media también lo son. Pero si un Iphone en tu mano, en mitad de una comida te impide hablar con el de enfrente tíralo a la basura y céntrate en esa persona. El verdadero placer está en disfrutar de la cosas y las personas en el mundo real. Y si son las nuevas tecnologías y las redes sociales las que te permiten encontrar tus almas gemelas en el mundo entero para relacionarte con ellas de forma real y mantener la relación de forma virtual, lo has pillado, En ese momento, por supuesto que el vino es social y las redes sociales también lo son.

Vente con nosotros y comprúebalo.

Ven a vivir con nosotros un Madrid Wine Tour. Ven a vivir un Madrid Wine Experience.

 

Escrito por

Ignacio Segovia

Ceo de Winebus

Otros posts:

Neil Armstrong estuvo en Ribera del Duero hace 50 años

Avistando aves con una copa de vino en la mano

Plegando velas en los molinos de nuestro país

Tours de vinos desde Madrid con historia.

Nuestros tours de vino en verano son algo distinto con nuestras Noches Mágicas

About Author

client-photo-1
Ignacio Segovia

Comments

Deja un comentario