(Este próximo sábado 24 estaremos de nuevo en Bodega Qubel) Pasó con el Winebus el sábado pasado lo que me ha pasado en diversas ocasiones visitando bodegas. Una de las cosas que más me atraen del mundo del vino son las hermosas historias que hay detrás. Historias de emprendedores, de gente persiguiendo su sueño, de

Hola a todos: Yo pensaba cambiar de bodega y de ciudad, pero hay un grupo de amigos que me han pedido que organice una excursión como la que hicimos el sábado pasado. O sea, volver a Bodega Qubel y pasarnos luego por Chinchón. Y como en el Winebus mandan los winebuseros, repetimos excursión. Y así

Salimos un poco tarde, a las 11 y cuarto, y además me equivoqué de carretera, (otros 20 minutos perdidos, pero llegamos a La Vid a la 1 menos 5 y nos aventuramos a intentar visitar el monasterio de la vid, y… ¡nos dejaron entrar!!! Después teníamos la visita a Bodega que fue de muchísimo nivel