Salimos un poco tarde, a las 11 y cuarto, y además me equivoqué de carretera, (otros 20 minutos perdidos, pero llegamos a La Vid a la 1 menos 5 y nos aventuramos a intentar visitar el monasterio de la vid, y… ¡nos dejaron entrar!!! Después teníamos la visita a Bodega que fue de muchísimo nivel