Visita Bodegas Habla y Trujillo
Bodegas Trujillo

Visitando Bodegas Habla y Trujillo. Una combinación asombrosa. 

Cuando pienso en Extremadura, a menudo me encuentro pensando en la España rural: los restos de una región próspera, ciudades antiguas romanas y medievales impecablemente conservadas, y personas pintorescas que son conocidas por su encantador dialecto extremeño. Entonces, no hace falta decir que me pilló por sorpresa al descubrir que la ciudad de Trujillo, hogar de apenas 9,000 en la provincia de Cáceres, alberga, tal vez, la bodega de lujo más avanzada de España: Bodegas Habla. 

Este fue mi primer viaje, con suerte, con WineBus y su creador, Ignacio. El negocio de WineBus es exactamente como suena: una empresa de turismo bien diseñada dedicada a llevar a españoles y extranjeros por igual, en autobús, a muchos de los viñedos y bodegas ignorados u ocultos en las áreas que rodean la ciudad metropolitana de Madrid. El objetivo de Ignacio es proporcionar una experiencia extraordinaria explorando estos pueblos menos conocidos al combinar un tour de vinos único con un guía histórico por la ciudad, sin que sus huéspedes tengan que preocuparse de viajar a casa después de unos pocos (o más) vasos de un vino elaborado en la zona. Y eso es lo que hizo en nuestro viaje a Trujillo. 

Habitualmente no suelo viajar sola. No suelo incorporarme a una excursión fuera de la ciudad sin conocer a nadie más en el grupo, pero mis temores se borraron de inmediato cuando subí al autobús. Ignacio nos hizo sentir a todos como si nos hubiéramos conocido durante toda la vida, y en lugar de estar en un autobús lleno de extraños, estábamos en un autobús lleno de familiares y amigos de toda la vida. Mientras el autobús bajaba por la autopista bajo la lluvia, conversamos y reímos, todos entusiasmados con el vino que estábamos a punto de probar.

Después de un rápido viaje de dos horas y media y pasando al lado de un rebaño de ovejas bastante confundidas, llegamos a Bodegas Habla. Incluso desde el exterior, sabía que esta bodega iba a ser una experiencia completamente diferente de otras bodegas que he visitado en el pasado.

Visita a Bodegas Habla.

Cuando entramos, el equipo de Bodegas Habla nos recibió amablemente y nos condujo hacia la primera parada del recorrido: la sala de observación. Mientras contemplamos el extenso viñedo, aún desnudo de los meses de invierno, Victoria, la guía, nos informó que sus intereses no se limitaban a elaborar vino, y éramos los orgullosos propietarios de una yeguada con varios campeones de España, cuyas cuadras estaban al lado del viñedo y también disponían de olivos.

Victoria nos habló de su campaña de marketing bastante especial, que incluye la distribución de libros de fotos de alta calidad, cada uno reflejando los diferentes tipos de vino, y diseños de botella supermodernos.

Cada cosecha se distingue por un número, en lugar de un año y variedad. Tratan de comunicar que el vino de cada año será muy distinto del del año anterior. Esta joven bodega, que produce sus primeras añadas en 2005, ha superado muchos obstáculos para elaborar sus vinos de lujo, uno de los cuales es el micro clima extremo de Trujillo. La ciudad se encuentra en lo alto de una roca, lo que hace que el calor se absorba y se disipe rápidamente. Esto hace que el equipo de I + D busque constantemente nuevos métodos para mantener las temperaturas necesarias para la fermentación y el almacenamiento día por día, y temporada por temporada.

La lluvia durante todo el año también varía drásticamente y eso ocurre también de un año a otro, pero me impresionó mucho ver cómo esta bodega es capaz de aprovechar estas dificultades inevitables para su beneficio al crear un vino único cada año. Replicarse nuevamente, lo que hace que cada cosecha tenga una edición limitada y que la demanda se dispare. 

Las instalaciones son muy grandes, con capacidad para crecer, si la demanda crece en el futuro. Han invertido en equipos de vanguardia. No han escatimado en gastos para contratar a su equipo de expertos de la industria, incluido su autor intelectual de gestión de marca.

En poco menos de una década, esta bodega se ha hecho un nombre internacional, con compradores y distribuidores procedentes de todo el mundo. Algo que no esperaba aprender sobre Bodegas Habla fue que incluso son capaces de cumplir con los estándares kosher: todo lo que tiene que hacer es preguntar. Bodegas Habla

Bodegas Habla 2
Bodegas Habla 2

Cata de vinos en Bodegas Habla

Vayamos a la parte más interesante de la gira: ¡La cata de vinos! Victoria llevaba casi una hora estusiasmándonos con pequeños detalles sobre como elaboran esos vinos de lujo. El vino no me decepcionó. Comenzamos con el Habla del Silencio, la línea de vinos más baja de los de la «alta gama», observando lentamente su color, su densidad, su fragancia y, finalmente, su sabor.

Seguimos con los vinos, la nº 12 y la nº 9, de la misma manera, experimentando y disfrutando lentamente cada aspecto diferente de los vinos. Victoria enfatizó la importancia de seguir este procedimiento y probar cada uno en este orden en particular para que podiéramos experimentar el cambio sutil en la fragancia y volverf de nuevo a una segunda ronda. ¡No me lo podía creer! Cuando regresamos al Habla del Silencio, el vino había adquirido una fragancia y un sabor más dulce, de caramelo, que era algo que no estaba presente en el primer sorbo. Volvimos a los otros dos vinos de nuevo, cada uno con un aspecto completamente diferente al original, algo que nunca antes había experimentado en una cata de vinos.

Pude ver, de primera mano, cómo cada cuidadosa decisión que tomaron ha creado un vino digno de su precio y estatus de lujo. Nunca he visto tanta dedicación a la artesanía de la vinificación, especialmente en un enfoque tan modernizado, haciendo de este recorrido una experiencia absolutamente memorable. El tiempo voló, era hora de irse. Cada uno de nosotros salió dos  botellas (o tres), y  volvimos encantados al autobús para la siguiente parada: La comida. Los extremeños saben lo que tienen entre manos en temas de gasattronomía.

Este post sigue en tour de Trujillo: El Corral del Rey

¿Por qué visitar Bodegas Habla?

  • Porque es un proyecto alucinante con unas instalaciones magníficas.
  • Porque tiene detrás un discurso precioso que te encantará.
  • Su historia es tan bonita que estás seguro cuando la escuchas que sus vinos no te van a defraudar.
  • Porque sus vinos están a la altura de su historia. Fantásticos, elaborados con un mimo enorme que te recuerda que un buen vino no sale por casualidad, sino que hay un enorme trabajo detrás y una excelencia en el mismo.
  • Porque las vistas de la bodega son espectaculares.
  • Porque tienen una yeguada de campeones de España que no te debes perder.
  • Porque está solo a 4 km de la ciudad de Trujillo.

¿Por qué visitar Trujillo?

  • Porque es una ciudad medieval de las más bonitas del mundo.
  • Porque verás una ciudad medieval del siglo XVI que se conserva exactamente como era hace 5 siglos.
  • Porque gran parte de los conquistadores de América nacieron allí y volvieron allí. Y allí las piedras hablan
  • Porque su visita es algo que nunca olvidarás.

¿Por qué visitar Bodegas Habla y Trujillo al mismo tiempo?

  • Porque los vinos de Bodegas Habla saben mejor si uno conoce la historia de la bodega y de Trujillo.
  • Porque Trujillo es aún más espectacular si uno ha visitado previamente Bodega Habla.
  • Porque todo es más bonito con una copa de vino en la mano.

Qué tal si te vienes a unos de nuestros tours privados alrededor de Madrid

Comments

Deja una respuesta