El campanero de la Catedral de Segovia 
Segovia Cathedral

El campanero de la Catedral de Segovia 

Uno antes de visitar Segovia se piensa que bueno si, está la catedral de Segovia, pero que estando el acueducto Romano de hace dos mil años y el Alcázar de Segovia, tan importante en la historia de España y en la vida de Isabel la Católica y su hermano Enrique IV y que sirvió de inspiración a Walt Disney para su película Blancanieves y los 7 Enanitos. Pues que sí. Que habrá que verla. Uno se queda con la impresión de que si algo hay que saltarse de ver que sea la catedral.

Para ir hacia el Alcázar desde el Acueducto hay que pasar por delante de la Catedral por lo que ya de entrada no pasa desapercibida. Se ve perfectamente. Con este monumento tuvieron especial cuidado al construirlo para que no hubiera edificios anexos a la misma que escondieran su esplendor.

La catedral, vista por fuera.

Cualquier hora del día y de la noche es bueno para visitarla. Si tienes la suerte de verla en un día soleado cuando se está poniendo el sol, la misma catedral va construyendo sombras sobre la plaza mayor es un momento muy, muy especial. También lo es cuando se hace de noche. La iluminación artificial hace de la catedral algo realmente bello. En ambos casos será una imagen que no podrás olvidar.

Esta catedral fue parcialmente destruída durante la guerra de los comuneros en la que Carlos V, muy cerca de estar en el máximo auge del imperio español derrotó y ajustició a los 3 héroes locales: Padilla, Bravo y Maldonado.

Esa es la experiencia desde fuera. Si vas y entras en la catedral, desde fuera parecía grande y desde dentro parece inmensa. 

La catedral de Segovia, vista por dentro.

La mejor actividad del tour por Segovia comienza al llegar a la catedral. Merece la pena recorrer todas las capillas que tiene a su alrededor. Cada una con su propia historia. Algunas con unos cuadros y unas esculturas espectaculares.

Pero lo mejor está por ver. Las catedrales góticas tienen cosas en común y no parecen sorprender si uno ha visitado previamente otras catedrales de España.

Subida al Campanario.

En esta catedral hay un tesoro escondido que es la subida al campanario. Hay que subir un montón de escalones. Para hacer más llevadera la subida hay una sala espectacular a mitad del camino donde uno puede hacer una pausa. En esa sala proyectan un vídeo muy atractivo que merece solo subir hasta allí por verlo. Dura unos 10 minutos. Después de esa pausa toca volver a seguir subiendo hasta alcanzar la casa del campanero. Este hombre vivía con su familia allí como si fuera  Robinson Crusoe, Tenía hasta algo de ganado como si viviera en el campo de modo que la relación con el resto de la ciudad era altamente peculiar. También es singular la forma en la que se ponían en contacto con él. 

Y ya por fin subes al campanario. Ves una ciudad a tus pies, completamente distinta de la que habías visitado puede que media hora antes. La vista es sensacional.  Y las campanas, de distintos tamaños, cada una con una historia distinta, impresionantes.

En este video puede ver la visita a Bodegas PradoRey y Segovia (min 4,45)

 

Visita Nocturna

En los meses de verano realizan una visita nocturna que empieza a las 21,30 h y posiblemente la vista sea aún más alucinante que la del día por el efecto de los focos que iluminan la catedral y lo atractivo de la ciudad de noche. 

 

 

Así que si te dicen de saltarte la catedral resístete a hacerlo porque te perderás si lo haces una experiencia inolvidable.

 

Escrito por

Ignacio Segovia

Ceo de Winebus.es

Otros posts:

Neil Armstrong estuvo en Ribera del Duero hace 50 años

Feria del vino en Sotillo de la Ribera

Una buena comida es una actividad social en Ribera del Duero

Avistando aves con una copa de vino en la mano

Dulcinea mirando a don Quijote en los molinos de la Mancha.

Comments

Deja una respuesta