Bonitas historias con una copa de vino en la mano.
Nice stories with a glass of wine

¿Un caballo le muerde la oreja a un toro? No es posible.

Soy un enamorado de Sevilla. Me encanta la vida en sus calles.

Y me encanta ir de tapas por sus bares. El nivel de sus tapas es para mi el más alto de España. Hay otras ciudades que están a su nivel como San Sebastián y Valladolid.

Pero yo, en Sevilla siento algo muy especial. Para mi es la ciudad con más vida del mundo.

Y hay un bar que destaca para mi es de especial interés y encanto. Se trata del bar Casablanca. Este bar está enfrente de la Catedral de Sevilla.

Algunos me tachan de exagerado cuando digo que la gente va a ver la Catedral (que quizá es la más bonita de España) porque ya que están en Casablanca por que no ir a ver la Catedral. Ese es al menos mi caso.

Ahí hay las mejores tapas de Sevilla a mi criterio.

Detrás de esa foto hay una historia que me entusiasma.

Y hay esta foto con la que tengo una especial relación.

La foto que yo hago no es la mejor del mundo por los reflejos que tiene pero la foto original me parece increíble.

En la foto se ve a un caballo de rejoneo que le muerde la oreja a un toro de lidia según se cruzan. 

El caballo lleva una determinada velocidad y se cruza con el toro. Que también lleva su velocidad. Por ello, el caballo que lleva su velocidad, se lanza a morder la oreja antes de que haya pasado el cuerno.

¿Cómo puede hacer eso un caballo?

La primera vez que lo vi me quedé simplemente con eso. Me pareció tan impresionante que no pensé más allá.

Mi segunda visita a Casablanca.

En una segunda visita pensé en lo oportuno y rápido que había sido el fotógrafo captando esa imagen.

Me dije ¡Qué pedazo de fotógrafo! Aluciné.

La tercera vez me dijeron que el fotógrafo que había hecho la foto estaba en el bar y me explicaron que desde luego el fotógrafo había sido muy oportuno. Pero que todo el mundo en la plaza sabía que ese caballo iba a hacer eso. Lo sabía el jinete que, como se puede ver en ja foto ayuda todo lo que puede al caballo para que pueda alcanzar la oreja del toro.

Quizá lo más bonito de esta historia ha sido cómo me he enterado de lo que había detrás. Porque ha sido como una novela por entregas. Eso me demuestra una vez más que es importante tener una buena historia que contar pero es aún más importante cómo se cuente esa historia.

Ni a favor ni en contra  de la fiesta de los toros.

Mi posición respecto de los toros no ha variado lo más mínimo. He ido a muy pocas corridas de toros y aunque familiares míos tenían ganadería mi interés por los toros iba declinando con el paso del tiempo. Creo además que el espectáculo, visto por televisión pierde casi toda su fuerza. Entiendo también a los que consideran que es muy duro hacer un espectáculo de la muerte de un toro.

Pero me pasa algo curioso y es que el hecho de mostrar mi país a los extranjeros ha hecho que respete y admire mucho más nuestras tradiciones. Es más, considero que somos un país increíble y que somos indestructibles. Y que los únicos que nos lo podemos cargar somos nosotros mismos.

A lo mejor no se me ha entendido nada o puede que se me haya entendido todo.

Simplemente decir como resumen que cada vez que entro en ese pedazo de bar de Sevilla , no puedo dejar de mirar esa foto tan increíble. Esa foto hace que empiece a disfrutar de este bar con los cinco sentidos.

Buscamos en nuestros Madrid wine tours vivir intensas experiencias.

Entrar en ese bar es toda una experiencia y mucho más si se hace con una copa de vino en la mano.

Eso es lo que hacemos nosotros en el Winebus. Nuestro objetivo es que todos y cada uno de nuestros tours sean una experiencia inolvidable.

Puede que no lo consigamos siempre. Una cosa si es segura. Hasta la fecha arrancamos nuestros tours con esa actitud.

Escrito por:

Ignacio Segovia

Ceo de Winebus

Madrid Wine Tours

Otros posts:

Castillos y vinos.

En un lugar de La Mancha.

Controlando la fermentación con agua de un pozo.

La vida no se mide por las veces que respiras

El campanero de la Catedral de Segovia 

Comments

Deja un comentario